Susana Rodríguez y Sara Loehr

Susana Rodríguez y Sara Loehr

Susana Rodríguez, Yassine Ouhdadi y Kim López: oro; Héctor Catalá y Toni Ponce: plata; Alejandro Sánchez Palomero y Ten-Jaramillo-Cabello: bronce.

 

España dio varios saltos hacia arriba en el medallero de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 durante la cuarta jornada de competición gracias a la lluvia de siete medallas obtenidas en atletismo, ciclismo y triatlón en el día más exitoso de los transcurridos hasta ahora en la capital japonesa.

Además, la selección femenina de baloncesto en silla de ruedas logró su primera victoria histórica en una competición paralímpica.

El equipo español aumenta su botín a 14 medallas (4 oros, 8 platas y 2 bronces) y se cuela en el décimo puesto de la clasificación de países:

  • China (25 oros, 16 platas y 25 bronces)
  • Gran Bretaña (13 oros, 12 platas y 15 bronces)
  • Rusia (13 oros, 7 platas y 18 bronces)
  • Estados Unidos (11 oros, 7 platas y 4 bronces)
  • Ucrania (8 oros, 16 platas y 9 bronces)
  • Australia (7 oros, 7 platas y 10 bronces)
  • Brasil (6 oros, 5 platas y 10 bronces)
  • Países Bajos (6 oros, 5 platas y 5 bronces)
  • Azerbaiyán (6 oros y 2 bronces)

 

El triatlón da a España una colección de oro, plata y bronce en Tokio 2020.

Susana Rodríguez y Sara Loehr
Susana Rodríguez y Sara Loehr

Uno de los principales escenarios de las gestas de deportistas españoles fue el Parque Marino de Odaiba, una pequeña isla en la bahía tokiota situada al sur del centro metropolitano, entre las ciudades de Koto y Shinagawa. Allí debutó el triatlón de Tokio 2020 con unas condiciones meteorológicas extremas de más de 30 grados y alrededor de un 75% de humedad.

Las pruebas constaron de 750 metros de natación en la bahía, 20 kilómetros de ciclismo (cuatro vueltas a un circuito plano y técnico de cinco kilómetros) y 5 kilómetros de carrera a pie (cuatro vueltas a un circuito de 1,25 kilómetros) para acabar sobre alfombra azul delante de las tribunas de la playa de Odaiba.

El equipo español consiguió este sábado una colección de tres metales en el estreno del triatlón en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, gracias al oro de Susana Rodríguez y su guía Sara Loehr, la plata de Héctor Catalá y su guía Gustavo Rodríguez, y el bronce de Alejandro Sánchez Palomero.

Susana Rodríguez y su guía Sara Loehr alcanzaron la gloria al colgarse la medalla de oro femenina en la categoría PTVI (deportistas con discapacidad visual).

Rodríguez fue quinta en el estreno del triatlón paralímpico en Río 2016, cuando compitió junto a la guía Mabel Gallardo, y en los años siguientes experimentó una gran progresión, sobre todo desde que en 2019 ganara el oro en el Mundial disputado en Yokohama. Su racha ganadora la ha aupado al primer puesto del ranking internacional.

Rodríguez y Loehr salieron primeras del agua con un tiempo de 12’29» en los 750 metros del segmento de natación y nunca abandonaron el liderazgo de la prueba. Al término de los 20 kilómetros en tándem agrandaron la ventaja respecto a sus más inmediatas perseguidoras, la pareja canadiense formada por Jessica Tuomela y Marianne Hogan.

Ya en el segmento de cinco kilómetros de carrera a pie, Rodríguez y Loehr mantuvieron su superioridad hasta cruzar la meta sobre alfombra azul tras 1.07’15» de competición.

Así, Rodríguez y Loehr se hicieron con la medalla de oro tras invertir 1:07’15», en tanto que la plata fue para las italianas Anna Barbaro y Charlotte Bonin (1:11’11») y la de bronce, para las francesas Annouck Curzillat y Celine Bousrez (1:11’45»).

“Estoy terriblemente feliz, aunque en ‘shock’. Correr aquí es especial y se disfruta, pero se siente muchísima presión, sobre todo los últimos día”, comentó Rodríguez, en tanto que Loehr manifestó: “Habíamos preparado muy bien la carrera. Lo hemos podido vivir al máximo. Cuando cruzas esa meta florecen sentimientos, llevamos dos meses fuera de casa y no sabes si llorar, reír, celebrarlo, es algo muy bonito de experimentar”.

Rodríguez, que tiene discapacidad visual derivada del albinismo, compatibiliza el deporte con su trabajo como médico en el Hospital de Santiago de Compostela. De hecho, el pasado mes de julio entró en los anales de la prestigiosa revista ‘Time’ al protagonizar la portada de ese semanario estadounidense, que destacó su condición de deportista y que ayudó a combatir la Covid-19 desde el centro hospitalario compostelano cuando estalló la pandemia.

 

Plata histórica de Héctor Catalá y su guía Gustavo Rodríguez.

Por otro lado, Héctor Catalá y su guía Gustavo Rodríguez alzaron la primera medalla de plata de la historia del triatlón paralímpico masculino en la categoría PTVI (deportistas con discapacidad visual) tras una gran remontada en el segmento de atletismo.

Catalá y Rodríguez fueron de menos a más durante la competición. Ambos terminaron la natación en la novena posición tras completar los 750 metros a nado a 3’30» de la pareja estadounidense compuesta por Brad Snyder y Greg Billington, dominadores absolutos de la prueba.

Los españoles continuaron su remontada en el ciclismo y se auparon a la sexta plaza provisional tras los 20 kilómetros en tándem, a 2’47» de los líderes. Ya en la carrera a pie, Catalá y Rodríguez marchaban segundos mediado el segmento de atletismo y cruzaron la meta con un tiempo final de 1:02″11, a 55 segundos de Snyder y Billington. La medalla de bronce fue para los japoneses Satoru Yoneoka y Kohei Tsubaki (a 1’04»).

Catalá, que sufrió un desvanecimiento nada más cruzar la meta, reconoció que en las dos últimas vueltas no sabía dónde estaba y que lograr esta medalla «es una mezcla de sensaciones porque esto no es el resultado de una carrera, es el de un proyecto a largo plazo, de no tomarme nada a medias y por eso estoy muy alegre».

 

Bronce de Alejandro Sánchez Palomero.

Alejandro Sánchez Palomero
Alejandro Sánchez Palomero

Por su parte, Alejandro Sánchez Palomero se colgó la medalla de bronce en la categoría masculina PTS4 (deportistas con discapacidad física) tras mantenerse en posiciones de podio durante toda la prueba. El atleta salmantino afincado en Palma de Mallorca terminó tercero en la natación, subió a la segunda plaza al concluir la primera de las cuatro vueltas al circuito y dejó la bicicleta en esa posición de privilegio.

Con el tramo final de cinco kilómetros de carrera, Sánchez Palomero fue sobrepasado en la segunda de las cuatro vueltas al circuito y llegó a la meta con un tiempo de 1:04″24. La medalla de oro fue para el francés Alexis Hanquinquant, que invirtió 59’58», en tanto que el japonés Hideki Uda conquistó la plata al detener el crono en 1:03″45.

Visiblemente agotado y poniéndose hielo en el cuello y pidiendo agua, Sánchez Palomero se mostró al final de la prueba «contento e ilusionado» con el resultado. «Siento mucha felicidad y orgullo por todos los que creían en mi», apuntó.

«La prueba ha sido durísima, he salido del agua bastante rápido y en la bici he ido a muerte, pero cuando me he bajado a correr he notado que estaba agotado. A partir de ahí, he intentado regular para no reventar y conseguir esta medalla», subrayó.

Sánchez Palomero fue nadador antes que triatleta y en las piscinas logró uno de los reconocimientos clave de su carrera deportiva: la medalla de bronce en los 100 metros braza en los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008. Tras la edición de Londres 2012 y después de haber subido al podio en las principales competiciones internacionales, decidió poner fin a su etapa en natación.

 

Ouhdadi aporta a España el primer oro en atletismo.

Yassine Ouhdadi
Yassine Ouhdadi

Por otro lado, el atletismo estrenó el medallero particular del equipo español con tres metales. El primero del día fue para el Yassine Ouhdadi, con oro y récord de Europa en los 5.000 metros de la categoría T13 (discapacidad visual).

Ouhdadi afrontó la carrera en el Estadio Olímpico de Tokio habitualmente entre los mejores de la prueba. Al toque de la campana para la última vuelta, el atleta español remontó al australiano Jaryd Clifford y no perdió el primer puesto pese al empuje de su rival en la recta de meta.

El nuevo campeón paralímpico de los 5.000 metros detuvo el crono en 14’34″13, en tanto que Clifford consiguió la plata (14’35″53) y el ruso Aleksandr Kostin y su guía Iurii Kloptcov recibieron el bronce (14’37″42).

«Ha sido increíble. Desde el primer momento tuve claro que no tenía que ponerme delante de la carrera. Era muy larga y la humedad y el calor apretaban. Quería guardar energías para el final y darlo todo en los últimos 400 metros. Ha funcionado la táctica y estoy muy contento», comentó Ouhdadi, antes de señalar: «Sabía que si me quedaban fuerzas para hacer una última vuelta rápida tenía muchas opciones de pelear por el podio y, por suerte, me ha tocado el oro».

Ouhdadi llegó a España desde Marruecos cuando solo tenía seis años. Nació con cataratas no operables en ambos ojos y el atletismo le ha brindado desde 2014 una gran motivación para esforzarse.

En su primer Mundial, en Dubái en 2019, debutó con una medalla de plata en los 5.000 metros, con récord de Europa incluido (14’42″12).

En el Europeo disputado en Polonia el pasado mes de junio se colgó dos medallas más, una plata en los 5.000 y un bronce en los 1.500 metros.

 

Oro y récord del mundo de Kim López en lanzamiento de peso.

Kim López
Kim López

Kim López se proclamó campeón paralímpico en lanzamiento de peso de la categoría F12 (discapacidad visual) y, además, batió su propio récord del mundo.

De esta forma, el atleta valenciano revalidó el título conseguido en Río 2016 y ratificó que era el principal favorito para subir al primer puesto del podio en Tokio 2020. No en vano, su progresión ha sido ascendente en los últimos años hasta el punto de que recientemente pulverizó el récord del mundo en lanzamiento de peso con una marca de 17,02 metros.

López comenzó el concurso con un primer intento nulo y se situó en la segunda posición tras un segundo lanzamiento de 16,51 metros, a sólo dos centímetros del ucraniano Roman Danyliuk.

El atleta valenciano lideró el concurso ya en el tercer lanzamiento (16,81 metros) y rebajó el récord del mundo en el quinto intento hasta dejarlo en 17,04 metros. La medalla de plata fue para Danyliuk (16,53) y la de bronce, para el uzbeko Elbek Sultonov (15,94).

«Ha sido una prueba difícil para mí», comentó López tras proclamarse campeón paralímpico, pues indicó que el ciclo paralímpico entre Río 2016 y Tokio 2020 fue «el más duro» para él y en el que más se ha preparado.

«Hemos tenido una temporada larga, no paramos ni siquiera el año pasado, hubo problemas externos y tuvimos una lesión muy fuerte. Hemos luchado muchísimo para estar aquí en estas condiciones», recalcó, antes de apuntar: «Estoy muy contento después de haberme concentrado en la prueba. Espero llegar a París 2024 dando mucho más de mí».

La medalla de oro de López llegó pocos minutos después de que el equipo español lograra otro primer puesto, el de Yassine Ouhdadi en los 5.000 metros para deportistas con discapacidad visual leve (T13).

En el Estadio Olímpico también compitieron Izaskun Osés, sexta en los 1.500 metros de la categoría T13 (discapacidad visual leve) al conseguir su mejor marca personal con 4’39″92; Sara Andrés, décima en el salto de longitud de la categoría T64 (discapacidad física) con 4,54 metros, y dos parejas en las series clasificatorias de los 400 metros T11 (discapacidad visual grave): Gerard Descarrega y Guillermo Rojo, que se clasificaron para la final con 50″61, y Eduardo Uceda y Jorge Gutiérrez, que invirtieron 52″01 y se quedaron a sólo dos centésimas de la final.

 

Ponce se cuelga su segunda plata en Tokio 2020, esta vez en los 100 braza.

Toni Ponce
Toni Ponce

Un día más, la natación siguió contribuyendo al medallero español, pues Toni Ponce consiguió su segunda medalla de plata en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, esta vez en los 100 metros braza (clase SB5) después de la de los 200 metros libre conquistada el pasado miércoles.

Ponce llegó a la final de esa prueba en el Centro Acuático de Tokio tras batir el récord paralímpico con 1’26″72 en la serie clasificatoria. En la prueba decisiva, tocó antes que nadie la pared al concluir el primer largo a la piscina, con 40″37, pero a la vuelta al punto de partida fue sobrepasado por el ruso Andrei Granichka, que arrebató al barcelonés el récord del mundo (1’25″13), en tanto que el chino Junsheng Li se hizo con el bronce (1’29″01).

En declaraciones a los periodistas tras la final Ponce se mostró contento por las dos medallas de plata conseguidas en estos Juegos hasta el momento. “Por la cantidad puedo estar feliz pero con la prueba de hoy me quedo con una sensación agridulce”, agregó.

El catalán, que era favorito a alzarse con el oro, señaló que “a pesar de hacer un buen primer largo y estar bien colocado en la vuelta, intenté reaccionar cuando me pasó el ruso y no fue posible”. “Lo podía haber hecho mejor con la marca que tenía pero mi rival ha hecho un tiempazo, rebajando mi récord del mundo y ahora debo volver a trabajar para intentar batirlo otra vez”.

Toni Ponce, de 34 años, es uno de los nadadores más destacados del equipo paralímpico español en los últimos años. Sus primeros Juegos Paralímpicos fueron los de Río 2016, de los que volvió a casa con sendos diplomas en los 400 metros libre (S7) y en los 100 braza (SB6).

Después, una actualización del código de clasificación de la discapacidad lo reubicó en la clase S5. A partir de entonces, este deportista con discapacidad física conquistó varias medallas en el Mundial de México 2017, el Europeo de Dublín 2018, el Mundial de Londres 2019 y el Europeo de Madeira 2020.

En el Centro Acuático de Tokio hubo otros tres finalistas españoles, todos ellos en los 150 metros estilos SM4, con el cuarto puesto para Miguel Luque (2’45″78) y Xavi Torres (2’47″74) en la prueba masculina, y el cuarto de Marta Fernández (2’59″13) en la femenina.

En cambio, se quedaron fuera de las finales David Levecq (55″51 en los 100 libre S10), Carlos Martínez (2’31″93 en los 200 estilos SM8) y Nahia Zudaire (descalificada en los 200 estilos SM8).

 

Ten, Jaramillo y Cabello pedalean hasta el bronce en la velocidad por equipos de Tokio 2020.

Ten, Jaramillo y Cabello
Ten, Jaramillo y Cabello

Por su parte, el ciclismo en pista se despidió este sábado de Tokio 2020 con la medalla de bronce del equipo español (formado por Ricardo Ten, Pablo Jaramillo y Alfonso Cabello) en la velocidad por equipos, con lo que retuvo ese metal conquistado en Río 2016.

El equipo español marcó el tercer mejor tiempo en la clasificatoria en el Velódromo de Izu, con un tiempo de 49″571, sólo por detrás de China (48″051, nuevo récord del mundo) y Gran Bretaña (48″524), con lo que se emplazó a la pelea por el bronce contra Francia (50″344), que hizo el cuarto mejor registro en la serie de acceso a las medallas.

Ya en la final, Ten fue el encargado de realizar la arrancada para el equipo nacional, con Jaramillo en el segundo relevo y Cabello culminando el trabajo de sus compañeros en una última posta antológica que aupó a España al tercer peldaño del podio porque el equipo francés iba por delante en las dos primeras vueltas.

El trío español realizó un tiempo de 49″209, en tanto que el francés invirtió 49″567 en realizar las tres vueltas al velódromo.

Tras recibir la medalla Alfonso Cabello señaló que esta competición «exige exprimirse al 100% y esto es un trabajo al 33% de cada uno, lo hemos hecho lo mejor que hemos sabido y aquí está el metal que en unos Juegos Paralímpicos, como se sabe, se cotizan muy caros y nos sabe a gloria».

Por su parte Ricardo, que consiguió su primera medalla como ciclista en unos Juegos Paralímpicos, reconoció que este metal en equipo “sabe el doble que una individual”. “Quiero dedicarle esta medalla a mis hijos y para toda la gente que me quiere y que ha estado apoyándome”. “Es un bronce que me sabe a oro”, concluyó.

Además Pablo Jaramillo reconoció que esto es llegar y besar el santo con la medalla. «Tengo la suerte de estar con Alfonso y Ricardo, y sabíamos que podíamos estar ahí y ganar esta medalla”.

 

Fin del ciclismo en pista.

Ten vuelve a un podio paralímpico nueve años después y reconvertido en ciclista, con lo que agranda su leyenda labrada antes en las piscinas. El valenciano dispondrá, además, de una nueva opción de medalla en la prueba contra el crono en carretera, que se disputará la próxima semana en Fuji.

Cabello cerró su participación en Tokio 2020 con dos medallas, con el oro en el kilómetro y el bronce en la velocidad por equipos (este último metal también lo logró en Río 2016). El ciclista cordobés, de 27 años, suma ya cinco medallas paralímpicas.

Y Jaramillo se alzó con su primera medalla paralímpica en su debut en unos Juegos. Además, acabó decimotercero en el kilómetro para las clases C4 y C5, prueba en la que Cabello se proclamó campeón paralímpico.

El ciclismo en pista se despidió de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 con dos medallas para España (oro de Alfonso Cabello en el kilómetro y bronce de Ten, Jaramillo y Cabello en la velocidad por equipos) y seis diplomas (cuarta plaza de Ten y de Santas en la persecución, sexta del tándem Bellido-Teruel tanto en persecución como en el kilómetro, séptima del tándem Christian Venge-Noel Martín en la persecución y octava de Ten en el kilómetro).

 

Otros Españoles finalistas.

El judo estuvo muy cerca de sumar otro metal más a la plata de este viernes conseguida por Sergio Ibáñez, pero Marta Arce finalizó cuarta en menos de 63 kilos tras perder por ‘ippon’ el combate por la medalla de bronce contra la uzbeka Nafisa Sheripboeva. Anteriormente, la judoka madrileña perdió en cuartos de final por ‘ippon’ ante la china Yue Wang y venció en la repesca por ‘ippon’ a la japonesa Hiroko Kudo.

Otros triatletas españoles consiguieron diplomas paralímpicos al finalizar séptimos en sus respectivas categorías: la pareja compuesta por Jota García y Pedro Andújar (PTVI), con un tiempo de 1:03’55», y Rakel Mateo (PTS2, deportistas con discapacidad física), con 1:30’37».

En la misma prueba donde Kim López se alzaba con el oro, lanzamiento de peso para deportistas con discapacidad visual de la categoría F12, también compitió el español Héctor Cabrera, que consiguió un diploma paralímpico al finalizar séptimo con un mejor lanzamiento de 13,03 metros.

Y en ciclismo, en el Velódromo de Izu, el tándem formado por Adolfo Bellido y Eloy Teruel consiguió un diploma paralímpico al finalizar sexto en el kilómetro contrarreloj (1’04″061).

 

Otros Españoles participantes.

En judo, Álvaro Gavilán (menos de 73 kilos) quedó eliminado en octavos de final al caer por ‘waza-ari’ ante el lituano Osvaldas Bareikis.

En cuanto al baloncesto en silla de ruedas, la selección española femenina hizo historia al lograr en Tokio su primera victoria histórica en unos Juegos Paralímpicos tras derrotar a Argelia por un contundente 8-80.

España se estrenó en unos Juegos Paralímpicos en Barcelona’92, donde perdió sus cinco encuentros contra rivales como Canadá (59-8), Australia (3-4), Alemania (81-3), Japón (60-11) y Francia (15-42), con lo que terminó en la octava posición. Desde entonces no había vuelto a estar en una cita paralímpica.

Las jugadoras de Abraham Carrión vapulearon a Argelia por 8-80 en un partido dominado de principio a fin por España y con los siguientes marcadores al final de cada cuarto: 4-24, 4-47, 8-64 y 8-80. Con ello, España ya está clasificada para los cuartos de final. Todas las jugadoras españolas disfrutaron del triunfo histórico y las mejores estadísticas vinieron de Vicky Alonso (20 puntos y 10 rebotes), Michell Navarro (14 puntos y 6 rebotes), Vicky Pérez (12 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias) y Agurtzane Egiluz (10 puntos).

La selección española masculina de baloncesto en silla de ruedas sumó su cuarto triunfo en su senda hasta el momento invicta en los Juegos Paralímpicos, al doblegar a Turquía por 61-79. Jordi Ruiz (20 puntos), Asier García (17 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias), Alejandro Zarzuela (16 puntos y 10 rebotes) y Manu Lorenzo (13 puntos y 13 rebotes) destacaron en el equipo dirigido por Óscar Trigo.

En remo, Javier Reja se clasificó para la lucha por las medallas en la embarcación individual masculina de la clase PR1, con un tiempo en la repesca de 9’33″42. En cambio, el equipo mixto PR3Mix4+, compuesto por la timonel Estíbaliz Armendáriz y los remeros Josefa Benítez, Enrique Floriano, Jorge Pineda y Verónica Rodríguez, empleó 7’39″64 en su repesca y pasó a la final B, sin opciones para el podio.

Y en tenis en silla de ruedas, los partidos en las pistas exteriores volvieron a suspenderse durante varias horas por las extremas condiciones meteorológicas de calor y humedad, al igual que este viernes. Quico Tur quedó eliminado en la segunda ronda individual al caer ante el argentino Gustavo Fernández (4º cabeza de serie) por 6-1 y 6-0.

 

Fuente: Comité Paralímpico Español.

top
_________________________________________________

Ads

Colabora con hlSport

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: